Logo Greenbutterfly

La economía circular. ¿Por qué es buena?

Es una pregunta que a menudo hacen los que desconocen este tema y sus implicaciones. 

La economía circular es un enfoque que busca minimizar el desperdicio y maximizar el uso de los recursos a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos. 

Este modelo contrasta con el tradicional enfoque lineal de «tomar, hacer, desechar», que conduce a la sobreexplotación de recursos naturales y la acumulación de residuos. Algunos de los beneficios de la economía circular son: 

  1. Se preserva el medioambiente: La economía circular reduce la presión sobre los recursos naturales al fomentar la reutilización, el reciclaje y la renovación de productos y materiales. Esto ayuda a disminuir la extracción de materias primas y reduce la cantidad de residuos que van a los vertederos, contribuyendo así a la conservación del medio ambiente. 
  1. Eficiencia en el uso de recursos: Al cerrar el ciclo de vida de los productos, la economía circular maximiza la eficiencia de materiales y energías. Los productos son diseñados para ser duraderos, reparables y reciclables, lo que contribuye a la optimización de los recursos y de energía y se reduce la dependencia de las materias primas vírgenes.
  1. Eficiencia energética y energías limpias: en la economía circular se gestiona el impacto del producto en todo su ciclo de vida, incluyendo la huella de carbono, hídrica y ecológica que produce. Cuando se ecodiseña un producto se realiza siempre 
  1. Estímulo económico: La economía circular puede generar nuevas oportunidades de negocio y empleo alrededor de las actividades de reutilización, reparación, remanufactura y reciclaje. Esto impulsa la innovación y crea empleos en sectores que promueven prácticas más sostenibles. 
  1. Resiliencia ante fluctuaciones en los precios de los recursos: Al diversificar las fuentes de materiales y reducir la dependencia de recursos no renovables, la economía circular hace que las empresas sean menos vulnerables a las fluctuaciones en los precios de las materias primas, lo que puede beneficiar la estabilidad económica. 
  1. Reducción de residuos y contaminación: Al limitar la cantidad de residuos generados y promover prácticas más limpias, la economía circular contribuye a la disminución de la contaminación y mejora la calidad del aire, suelo y agua. 
  1. Cierre de brechas sociales: La economía circular puede ayudar a cerrar brechas sociales al proporcionar oportunidades de empleo en sectores más sostenibles y al hacer que los productos sean más accesibles a través de modelos de negocio basados en el uso y el intercambio. 

La divulgación de esta nueva economía y consumo es vital para su adopción en paralelo por parte de administraciones públicas, empresas privadas y ciudadanos. 

Autor: María Luisa Martinez Muneta