Logo Greenbutterfly

¿Qué está pasando?

Durante el siglo XX se han producido grandes cambios en nuestra forma de vida que nos ha traído grandes beneficios, pero también un ritmo de consumo, agotamiento de materias primas y contaminación imparables que no son sostenibles a largo plazo. En menos de 100 años se han consolidado grandes cambios económicos y sociales, como son: 

  1. Sobrevivimos más y por más tiempo: Los avances científicos y de la medicina, las vacunas que nos han permitido reducir la mortalidad maternal e infantil y alargar notablemente nuestra esperanza de vida.  

population-with-un-projections

Fuente: Our World In Data. 

  1. Vivimos de una forma diferente:

Nuestra vida ha cambiado drásticamente a nivel individual, familiar y como sociedad:

    1. Las revoluciones industriales que se iniciaron con la máquina de vapor, pasaron por la aparición de Internet y que se sigue produciendo en este momento a través de la robótica y la inteligencia artificial. 
    2. La evolución de los medios de transporte, que nos llevan cada vez más lejos en menos tiempo, lo que ha facilitado la globalización de las operaciones empresariales, con grandes sistemas logísticos que transportan las materias primas y los productos finales entre continentes. 
    3. La migración masiva de la población del campo a las ciudades, en las que se vive con unas condiciones buenas de salubridad, pero a distancia de los lugares de trabajo y con una alta dependencia de las cadenas de distribución. 
    4. La equiparación de los derechos y obligaciones de mujeres y hombres, y la incorporación generalizada de la mujer al mundo laboral. 
    5. Quizás lo más importante, la forma en que utilizamos nuestro tiempo, el ritmo de vida y nuestras prioridades y valores, que nos han llevado a consumir de forma compulsiva todo tipo de productos y servicios que utilizamos y desechamos de inmediato (ropa, plásticos, electrodomésticos, alimentos, etc…). 
  1. Nuestro estilo de vida tiene impacto negativo en nuestra salud y en el planeta: 

El modelo económico actual es lineal. Tanto las empresas como los consumidores tienen muy normalizado que se coge algo del planeta, se produce un bien, se consume y luego se tira cuando ya no lo consideras útil. Este modelo está produciendo: 

    1. Agotamiento de los recursos del planeta (materiales, la tierra, el agua, el oxígeno)
    2. Se generan grandes cantidades de residuos que no tenemos capacidad de tratar y que terminan contaminando nuestros recursos naturales (tierras, mares, ríos, animales y plantas) y poniendo en riesgo nuestra salud. 
    3. Se utilizan combustibles fósiles tanto en la industria como en el lado del consumo, que tienen un alto impacto en la contaminación atmosférica y que está causando un cambio climático con muchas consecuencias en cadena. 

Si en lugar de ser 2.000 millones de personas pasamos a ser 8.000 en menos de un siglo, los efectos negativos que generamos se multiplican también y el planeta y el sistema no tienen forma de regenerarse y depurarse. El sistema colapsa y empezamos a notar sus consecuencias: 

  • Se nos agotan los recursos, y cada vez será más complicado y más caro producir bienes y servicios para todos. Los precios de las materias primas tienen mucha volatilidad, dando un riesgo 
  • El planeta y sus seres vivos (de los cuales nos alimentamos) enferman por la contaminación y la falta de nutrientes. 
  • El clima nos pasa factura en forma de desastres naturales y temperaturas extremas para los que todavía no estamos preparados. 

Por todos estos motivos, es necesario que la economía y la sociedad inicie una metamorfosis completa para pasar de un modelo económico y social lineal a uno completamente circular, en el que le preservemos y regeneremos todos los recursos del planeta, nuestra salud y evolución. 

La economía circular propone un modelo de vida para países, empresas y ciudadanos, en el que le sacamos el máximo partido a todos los recursos que obtenemos del plantea, preservándolo y evitando su contaminación con residuos y gases contaminantes, asegurando así, que están disponibles para las próximas generaciones. 

Autor: Pilar Villegas Muñoz